top of page
  • Foto del escritorAna González Vañek

AHMAD JOUDEH: “CUANDO BAILO SUDO MIS LÁGRIMAS”


Quisiera reivindicar, una vez más, el inmenso poder transformador de la danza. Como práctica social capaz de resignificar experiencias individuales y colectivas, nuestro arte, en todas sus formas y expresiones, puede sanar el mundo.


Fotografía - Julien Benhamou

Y fue en el camino de la redención a través de la danza, que descubrí una joya que brilla para toda la humanidad. Ahmad Joudeh nació en Damasco en 1990 como refugiado apátrida. Durante la guerra civil experimentó situaciones que amenazaron su vida, su hogar fue destruido y perdió a cinco miembros de su familia. Después de presenciar la muerte de un niño en una batalla, comenzó a trabajar para los niños que quedaron huérfanos en la guerra, uniéndose a las actividades de Aldeas Infantiles SOS de Siria: realizando espectáculos de danza para recaudar fondos y talleres de danza para huérfanos en sus aldeas. Debido a sus actividades como artista de la danza, recibió constantes amenazas de los extremistas. Como respuesta, se hizo tatuar las palabras “Bailar o morir” en la parte posterior de su cuello, el lugar donde caería una espada en la decapitación. Para Ahmad Joudeh, bailar es existir. Dejar de bailar no era una opción. En agosto de 2016, la lucha de Ahmad Joudeh en Siria se informó en un programa de noticias de la Televisión Nacional Holandesa. Conmovido por la historia, el Ballet Nacional Holandés organizó el Fondo Danza por la Paz, que invitó a Ahmad Joudeh a los Países Bajos. En octubre de 2016, Ahmad Joudeh se mudó a Ámsterdam. Desde 2017, ha estado activo internacionalmente como artista con base en Amsterdam. También ha estado contribuyendo a eventos para crear consciencia sobre la situación de los refugiados. En noviembre de 2018, Ahmad Joudeh publicó su autobiografía “Danza o Muori” (Bailar o Morir, Dance or Die). Hay bombas cayendo sobre pueblos enteros ahora mismo. ¿Qué estamos haciendo para evitarlo? Te invito a leer la entrevista que tuve el placer de realizar con Ahmad y a comprometerte con un propósito más elevado: Nuestra Danza.


Gentileza Ahmad Joudeh

AGV: -Después de atravesar una de las tragedias más grandes que envuelve a nuestra humanidad, ¿cómo fue la experiencia de la danza en tu vida?

AJ: La experiencia de la danza en Siria ya era muy desafiante antes de que estallara la guerra. Nacer en el campo de refugiados palestinos en Damasco y ser bailarín clásico no fue fácil, especialmente para un hombre. Bajo la guerra, la vida misma se volvió difícil. Además de eso comencé a recibir amenazas de los extremistas, simplemente por ser bailarín y enseñar danza a los niños. Pero nunca fue una opción para mí dejar de bailar. Tuve mucha suerte de poder convertirme en un bailarín exitoso después de todas estas experiencias.


Gentileza Ahmad Joudeh

AGV: ¿De qué manera ha impactado la pandemia en tu trabajo como bailarín y cuál es tu visión sobre esta etapa de la historia en nuestras sociedades?

AJ: Estamos viviendo un momento muy difícil. La pandemia afectó mi trabajo como lo hizo con todos los artistas, y básicamente con todas las personas. Apenas puedo entrenar y no estoy actuando. Pero he aprovechado este período para una formación en danza diferente a la que solía realizar: llevo más de 15 años entrenando mi cuerpo, casi la mitad de mi edad, pero en este período quise tomarme un año para entrenar mi mente. He hecho un buen trabajo y estoy feliz por ello. También he usado el tiempo para trabajar en la versión en inglés de mi libro “Dance or Die”, que se publicará en los EE. UU. la segunda mitad de este año. Se publicó originalmente en italiano hace dos años y tuvo mucho éxito. Ahora espero con ansias la publicación de la versión en inglés. Además de eso, participé en algunos proyectos de arte en línea, incluido el video de cuarentena de la canción "My Word is Free" de Emel Mathluthi. También produje algunos videos de cuarentena propios, que se publican en mis redes sociales. En noviembre de 2020, fui miembro del jurado de los premios JCS International Young Creatives Awards 2020 de la Academia Internacional de Artes y Ciencias de la Televisión (INTERNATIONAL EMMY®). Y en enero de 2021 fui miembro del jurado de la competencia internacional de danza en línea "Ballet Beyond Borders" (Ballet más allá de las fronteras) organizada por Rocky Mountain Ballet Theatre en Montana, EE. UU. Ambos estaban originalmente planeados para llevarse a cabo en Nueva York y en Los Ángeles, respectivamente. Pero debido a la pandemia, se llevaron a cabo en línea.

AGV: ¿Cómo describirías tu evolución en el camino de la danza como forma de redención?

AJ: Creo que el artista tiene el mismo deber que el soldado, sobre todo cuando el país enfrenta una guerra. Aquí, el papel de los artistas se vuelve imprescindible porque un país sin cultura y sin artes, es un país por el que no vale la pena luchar. Como dijo Jonathan Larson, “lo opuesto a la guerra no es la paz, es la creación”. Y eso es lo que creo yo también.

AGV: ¿Qué entiendes por comunicar a través de la danza?


AJ: Creo que la comunicación a través de la danza puede traer todo lo que no podemos decir con las palabras, nisiquiera con las canciones. Cuando bailo me encuentro en el estado más vulnerable en el que puedo estar. Mientras bailo expongo todos mis sentimientos allí, entrego mi corazón de par en par y sudo mis lágrimas.-


Gentileza Ahmad Joudeh

Te invitamos a conocer a Ahmad Joudeh: www.ahmadjoudeh.com Síguelo en las redes sociales: Instagram: @ahmadjoudehofficial Facebook: /ahmadjoudehofficial


Entrevista disponible en inglés AQUÍ

Comments


bottom of page