top of page
  • Foto del escritorAna González Vañek

CONSTANZA BIROCCIO: SIEMPRE EN MOVIMIENTO


Radicada en París hace varios años, la bailarina argentina Constanza Biroccio es la creadora del proyecto Toujours en mouvement que, siguiendo la línea de pensamiento propuesta por la madre de la danza moderna, Isadora Duncan, busca acercar la danza a todas las personas. Duncan sostenía que la humanidad entera debería bailar y en este sentido, Constanza considera que la intervención de espacios no convencionales, en cualquier momento y lugar, es la mejor manera de permitir al cuerpo su expresión a través del movimiento. En esta entrevista, Constanza nos cuenta acerca de las propuestas de Toujours en mouvement y hace un recorrido por las principales diferencias que encuentra entre la práctica artística de la danza en Argentina y en París, la ciudad elegida, precisamente por Isadora Duncan, para desplegar toda la belleza de su arte.


Fotografía - Gentileza Constanza Biroccio

AGV: -¿Cuándo nace el proyecto Toujours en mouvement y con qué objetivos?


CB: Como tantas otras cosas que surgieron en el tiempo del covid, este proyecto también lo hizo. Aunque pensándolo bien surge mucho antes, pero empieza a tomar forma y ponerse en marcha en ese contexto, con esa idea de reinventarse. La primera publicación fue en abril de 2020. Durante ese tiempo, me di cuenta que yo me muevo mucho y que la danza me hace siempre bien, es mi “cable a tierra” y noté además que disfruto mucho de moverme al compás de lo que mi cuerpo me pide en cada circunstancia y lugar donde esté y necesite hacerlo. Ésa es la razón por la que, en este período de confinamiento, pensé en compartir imágenes y videos para que todos puedan bailar, divertirse y moverse en casa. Estoy convencida de que la danza nos permite expresarnos: expresarse es terapéutico, disminuye el estrés y aumenta el nivel de energía corporal. Me emociona poder compartir mi danza y hacer que todos bailen... Uno de mis primeros objetivos fue crear un espacio virtual donde compartir videos, coreografías, actividades para bailar, moverse y divertirse. Generar un espacio de desafíos para uno mismo sin importar el nivel de cada uno en danza. Lo importante es expresar lo que nuestro cuerpo nos pide, interpretar la música ¡y sentirla en cada parte de nuestro cuerpo! Disfrutar, fluir, volar, sentir y transmitir… ¡bailar!

AGV: ¿Cómo describirías tus vivencias en el marco de esta iniciativa?


CB: Primero, puedo decir que ha sido un medio de hacer visibles mis improvisaciones bailadas en cada lugar que visité, en cada viaje que hice y, sobre todo, cuando mi cuerpo así lo pedía: inmerso en la naturaleza o en alguna nueva ciudad, al ritmo de lo que sentía en cada momento, admirando la belleza que me rodeaba y haciendo danza las sensaciones que me invadían, invitándome a improvisar. Estaba en un movimiento constante, tanto interno como externo. El hecho de haber emigrado y de vivir en una cultura diferente, también me tiene en movimiento. Fue un gran cambio en mi vida y la danza acompañó eso. También se hizo evidente esta idea de que la danza es, a mi entender, accesible a todos y que todos podemos bailar sin importar las condiciones, la técnica que hayamos seguido o no. Nuestro cuerpo se expresa, somos movimiento interno y externo, estamos siempre en movimiento.

AGV: ¿Qué diferencias podrías remarcar entre tu experiencia como artista del movimiento en Francia y en Argentina?


CB: Podría pensarse que la diferencia más grande es el idioma, que cuando da una clase en una lengua que no es la propia puede ser un poco más difícil... pero el movimiento es un lenguaje universal y para ello la lengua hablada no importa. He participado en dos festivales: el "Festival l'autre Amérique Latine" en el que presenté una obra propia ("Un") y el otro fue el "Salon du chocolat", un evento para el que preparé algunas coreografías con un elenco de niñas y adolescentes. He participado en muchos espectáculos en Argentina, y en ese sentido todo funciona más o menos igual en términos escénicos. Es cierto también que París es una ciudad con mucho arte y mucha cultura, y que en Buenos Aires eso también se ve, pero está mucho más reconocido por aquí. Por ejemplo, uno ve por todos lados las publicidades de festivales, obras, eventos artísticos (en el subte, en las carteleras en la calle, en los diarios, etc). Se respira arte, se respira danza, las calles parisinas están impregnadas artísticamente. Hay muchas propuestas culturales, muchas posibilidades de espectáculos. He bailado también en el evento que se realiza todos los años y reúne a todas las asociaciones que trabajan con discapacidad. Yo me encontraba haciendo un stage en una institución de Handidanse. Allí nos presentamos en el marco de las presentaciones de clases a fin de año. Dicho evento se realiza en un parque, al aire libre y acerca la danza a un ámbito diferente, sacándolo de la escena tradicional.


Fotografía - Gentileza Constanza Biroccio

AGV: Isadora Duncan expresó que la humanidad entera debería bailar ¿De qué manera podría Toujours en mouvement contribuir al cumplimiento de estas palabras?

CB: Cuando uno va haciendo el recorrido de su carrera, se da cuenta que hay algunas influencias de artistas que lo han marcado directa e indirectamente. Ése es el caso de Isadora Duncan en mi danza y en mi manera de pensarla. En el descubrimiento y en la idea de que todos podemos bailar sin importar nuestra historia y recorrido, el concepto "toujours en mouvement" está en la misma óptica de lo que Isadora manifiesta. Creo que lo importante es reflejar lo que nuestro cuerpo nos pide, interpretar la música y sentirla en cada parte de nuestro cuerpo, sin importar el nivel en danza que se tenga. Por eso considero que mi proyecto forma parte de esta idea de acercar la danza a todos y además hacerlo en un ámbito que no está necesariamente pensado para la danza. Con la idea de estar “siempre en movimiento”, uno puede bailar en una sala de danza, en una plaza, en un parque, en la costa, en una montaña. Para Isadora toda la humanidad debería bailar: yo concuerdo con eso y voy en esa misma línea. Para mí toda la gente puede bailar, y lo puede hacer interviniendo cualquier espacio sin necesidad de estar en un escenario. La vida es movimiento. Toujours en mouvement (TEM) es también un espacio para compartir y animar a la gente a bailar. Es una propuesta que busca impulsar que todos se animen a bailar, dónde y cómo sea.

AGV: ¿Qué entendés por comunicar a través de la danza?


CB: La danza, como todas las artes, tiene un carácter comunicativo. El movimiento expresa, y comunica a través de nuestro cuerpo. Sabemos que como artistas tenemos también el privilegio de poder comunicar y, siendo artistas del movimiento, contamos con un medio más grande para hacerlo porque incluye a la persona íntegra. La danza es un medio de comunicación que se expresa con un lenguaje no verbal, ya que el bailarín expresa sus sentimientos y emociones por medio de sus movimientos, siendo la danza un reflejo de su alma.



Toujours en Mouvement


Comentários


Os comentários foram desativados.
bottom of page